Clases de natación

12 años de piscina en el colegio y no aprendí a nadar ahí, sino cuando un tío muy maldito (que en paz descanse) me lanzó al voraz Río Pacora, junto con dos perros "para que aprendiera de ellos". Y hasta el día de hoy nado como perro, cero elegancia.
Publicar un comentario