7/25/2014

"Apacienta a mis ovejas"

Siempre por cien años el mismo acto tonto que de inocente no tiene nada: la presentación de la elite económico-política gobernante, el inconstitucional desfile del ejército, el racista desfile de las polleras y la siempre arbitraria bendición católica. La plebe dócil aplaude orgullosa de compartir la simbología común, de no estar solos. Y todo con tal fervor como si se acabara de firmar la independencia. Esa es la idea, que se asuma en lo inconsciente el pacto liberal-conservador como el amo natural del destino de toda una nación. Eso es hegemonía, dominar a una colectividad sin tener que usar la fuerza física, convencer a una mayoría de que el proyecto de unos cuantos es el proyecto de todos. La gran estafa de La Familia, la Propiedad privada y el Estado.  Al final, más aplausos, bebidas estrella azul y hot dog para la plebe.