Cartas de una Obrera

El 20 de diciembre de 1989, el Ejército imperial de los EEUU desplegó contra un pequeño país la maquinaria bélica más grande, con fuerza y saña no empleadas desde la guerra de Vietnam. Por estar cerca de la principal zona de destrucción, tardamos 3 días en salir al balcón. Unas tanquetas gigantescas atestadas de soldados avanzaban por las calles del vecindario. La gente en los balcones, las aceras y a mi lado aplaudían con fervor. Ese día, a mis 16 años, fueron los espíritus esclavos de mi propio país los que me obligaron a madurar y politizarme. El Estado y territorio nacional permaneció por casi dos años como territorio ocupado. Irónicamente la Invasión me llevó a saber de qué estábamos hechos, la naturaleza social con la que tendría que lidiar. y que yo tenía el carácter y la personalidad para regirme a mi misma y, en todo caso, hacerme cargo de mis errores. Entendí que mi problema prematuro con la autoridad es porque no tenía dioses, ni dirigentes y que jamás los tendría. Que luchen contra los venezolanos como jamás lucharon contra la invasión estadounidense de 1989 y como jamás luchan contra las élites nacionales que saquean al país por más de un siglo, parte de una misma determinante que es el colonialismo mental; que no se rompe con decretos ni independencias, sino cuando el ser humano, en colectividad, decide hacerse amo de su destino. Los pueblos que le echan la culpa de sus fracasos a los extranjeros, todavía son pueblos esclavos. Y esas cadenas no las vamos a romper si los pocos no nos organizamos para generar el grado de acumulación y conciencia para dar la gran revolución cultural-educativa. Tenemos que sacarnos toda esta basura del alma y de la cabeza. Tenemos que pelear una guerra que es más difícil que la de tomarse la fábrica o la curul, que es la de pelear la gran batalla cultural-educativa.


* * * No es que los hermanos guatemaltecos -pueblo que siento como propio- sean luchadores y los panameños no. Pese a las graves injusticias sociales y los arraigos autoritarios de sus instituciones, la Guatemala urbana ha estado apática y dispersa por años. La ruptura del consenso hegemónico y una renaciente maduración social abren una nueva era de luchas. O podrían abrirla. Los niveles de corrupción y -ojalá- lograr la renuncia de autoridades puede desencadenar las nuevas fuerzas motrices. Cuando se toma las calles masivamente por un descontento compartido es casi un deber producir acumulación política. El potencial de fuerza constituida debe desarrollarse con propósito. Aunque hay antecedentes importantes y coyunturas puntuales, caminar de un modo aglutinador ha faltado en Guate y este es un momento que podría ser táctico. Solidaridad con el pueblo hermano y el más fuerte ánimo de que logren encauzar estos ejercicios en una gran fuerza. Encauzar o no encauzar, esa es la cuestión. * * * 

*  *  * Es dura la lucha contra la división sexual del trabajo. Nada más revelador que una fiesta o reunión política para ver a las compañeras corriendo a repartir la comida y a los camaradas sentadotes haciendo análisis (pésimos análisis encima). Me les quedo viendo y no faltará un idiota que piense "ésta quiere algo conmigo". Y no está del todo errado, en ese momento a lo mejor sí quiero algo con él: aplastarle por completo. *   *   *

* * *  El odio de clase siempre será mayor en la patronal por el desprecio con el que ve a la clase trabajadora. Fueron 15 días de huelga de trabajadores de la Cervecería Nacional - trasnacional sudafricana SabMiller. Los obreros resistieron dos quincenas sin cobrar y ahora pasarán a un arbitraje del Ministerio. La orden de la trasnacional fue no negociar. Y cuando la trasnacional hace eso es porque sabe que tiene en sus manos el factor mediático y el institucional. Cuando un sector popular protesta en las calles para hacerse sentir, el discurso oficial que se despliega es que "hay otros medios" y "hay otras formas". Pero lo cierto es que esas otras formas como el diálogo tripartito, el diálógo social o la convención colectiva (solo por mencionar algunos) son una completa burla cuando las "instituciones democráticas" están secuestradas por poderes fácticos. Quienes repiten el discurso oficial irreflexivamente, tienen mucho que estudiar en cuanto a teorías sobre la violencia. En América Latina la democracia no tiene muchos caminos, porque sus caminos funcionales tienen un letrero gigante de No Trespassing.  * * * 

* * * Ser aristócrata básicamente consiste en ser descendiente de los primeros en robarse la tierra. Lo tonto es creer que un millonario heredó una gran fortuna porque sus padres trabajaron arduamente, como si los nuestros hubiesen trabajado suave. En verdad os digo que aquí todo es robado. Y nosotros les seguimos pagando para que sean mejores que nosotros. * * *

* * * Como cualquiera en este mundo inestable, yo he tenido un centenar de empleos. Cuando tenía 18 años trabajé en un prostíbulo. Yo quería prostituirme pero el dueño no me dejó porque él conocía a mi madre y dijo que el empleo era para ayudarnos no para fregarnos más. Así que me asignaron a una oficina aparte donde me tocaba ordenar los vouchers de los que pagaban con tarjetas de crédito. Tal vez por eso tuve una visión distinta de la prostitución con mi ojo más puesto en las empresas y en los dueños de las tarjetas, que en las mujeres convertidas en mercancía. Mucho tiempo después aprendí que ni siquiera tenía que decir prostituta sino trabajadora sexual y que la prostitución infantil no existe pues un menor no consiente cuando lo que media es una relación de poder, que lo que el sistema cómplice llama prostitución infantil es la violación a menores y la explotación sexual comercial de millones de niños y niñas. * * *
* * * Mi abuela me enseñó el anti imperialismo y las palabrotas en un mismo día. Yo tenía seis años y la acompañé al correo. Al salir de la estafeta, la vi temblar cuando abrió el sobre con su cheque de pensionada de la Zona del Canal recién recortado. Entonces sacudió el cheque en el aire y exclamó: "¡Ese hijueputa del Ronald Reagan!". Esa fue mi primera lección de política internacional. * * *
* * * No es que yo sea castrista. El asunto es que en el mundo hay 860 millones de analfabetos. Ninguno de ellos es cubano. Cada 7 segundos un niño de menos de diez años se muere de hambre. Ninguno de ellos es cubano. 84 millones de personas sufren de malnutrición crónica. Ninguno de ellos es cubano. Los "libres y democráticos" somos los que matamos de hambre a nuestros niños. Que viva la democracia y la libertad. ¡Con Cuba hasta siempre! * * *
* * * El poder de convocatoria no es espontáneo, es capacidad adquirida con organización y táctica. Cuando este poder es incipiente no hay que enfriar pero tampoco saturar. La Solidaridad es un valor que por sí mismo no transforma ni genera acumulación política. Y el voluntarismo sin base social, entorpece la correlación de fuerzas. Acá todo esfuerzo tiene que ser estratégico, sino esta lucha no tendría dirección. Y tiene que tenerla porque esto no es un juego, ni un mero acto de amor. * * *
* * * Lo que quiero que asimilen nuestros hijos e hijas, es que lo que vivimos aún es la explotación del hombre por el hombre. Que el desarrollo democrático no es el principal objetivo, sino una opción táctica para mover la correlación de fuerzas en la sociedad sin tener que ir a una guerra. Pero desde nuestra convicción, el imperativo de ese poder es acabar con todas las formas de explotación. * * *
* * * Acabo de llamar a un compañero en Veraguas para que me ayude a armar un foro del problema minero y del agua. En lo que discutimos casi ni le escucho. Al fondo van creciendo voces que no me dejan oirle. Son los gritos de guerra allá en Veraguas, la combativa tierra de mis ancestros, de mis abuelas. Gente en las calles peleando por la Salud, por un Hospital digno. Y él me está hablando en plena marcha... "Bueno, bueno, te doy hasta la noche para que me mandes la propuesta", y le cierro rápido la llamada para que no me pille llorando. * * *
* * * Acá algunos se espantan cuando digo que no soy nacionalista y que la bandera y el himno ni me conmueven. Son mera síntesis de la guerra por el poder económico y político entre dos bandos de aristócratas. Bajo un árbol en Quetzaltenango converso con una indígena guatemalteca sobre nuestras vidas tan distantes y tan cercanas. Miro al fondo de sus ojos y he ahí mi patria. Somos mujeres latinoamericanas, hijas herejes de todas las contradicciones. De las cantinas nicas, cubanas y bolivianas voy juntando mis himnos nacionales. ¿Acaso hay vida más rica e infinita que la de Nuestra América? * * *
* * * En las familias de las clases altas también se tiene relaciones sexuales sin protección desde la pubertad, pero se puede financiar un aborto de alcurnia, una educación completa y luego la mentira del matrimonio. En las clases bajas se les llama karmas o cadenas a esas repeticiones de la maternidad adolescente y el truncamiento de la escolaridad en toda una línea familiar de abuelas, madres, tías, hijas y nietas. Pero esto no tiene nada que ver con karmas ni maldiciones, ni con la inmoralidad de las mujeres de la plebe, sino con las condiciones materiales de la clase social a la que se pertenece. * * *
* * * Si en verdad queremos ser agentes de cambio, no regalemos puros muñecos bebés y cocinas a las niñas, y puros carros y herramientas a los niños. Con eso solo reforzamos una terrible injusticia: la división sexual del trabajo. Y no digamos que eso es lo que los niños quieren. Si lo piden es porque se lo inculcamos desde las instituciones de socialización, y por lo tanto, puede ser cambiado.* * *
* * * Como es el Poder lo que está en juego, en días como estos las feministas somos atacadas por muchos hombres conservadores y liberales, izquierdistas y derechistas y tanto amigos como enemigos. Pero un hombre que se precie de demócrata no debería cuestionar las cuotas de género, más bien sentir vergüenza por la irracionalidad histórica que dio lugar a estas medidas. "Buenas noches amigos y enemigos". * * *
* * * Hubo un tiempo en que los funcionarios de la llamada cooperación al desarrollo eran en sí mismos activistas políticos y sociales. Me espanta la idea de volverme burócrata intelectual, diplomática de coctel o militante electrónica. Ser hombres y mujeres prácticos en la batalla de ideas: esa es la cuestión. Pero en Nuestra América, la lucha en términos de los más básicos derechos políticos aún es una lucha carnal. 500 años demasiado carnales. Que tu Dios me libre de enfriarme. * * *
* * * Compañeros y Compañeras: Demos batalla en la superestructura pero no nos olvidemos de la base. Porque aunque la relación sea dinámica, "la base determina la superestructura". Sea como partido o como movimiento de masas, no pierdas de vista ese objetivo de transformar las relaciones de producción, si es que te quieres constituir en revolucionario/a. * * *
* * * Sr. Explotador: ¿Que por qué me ofusco? Pues porque hay que besarle el trasero por darnos trabajo sin estabilidad, prestaciones, ni dividendos de la riqueza que producimos. Nos dobla turno, roba descanso y paga lo exacto para que pueda ir a trabajar al día siguiente. No podemos consumir lo que producimos. Ni comprar casa. Hay que pedirle prestado al mismo que hacemos rico y con los intereses le hacemos rico de nuevo. Luego coges el bus: lluvia, sudor, violencia y atropello. Llegas a casa, evades las goteras, acomodas un gancho de antena al tv y mientras ves las noticias, tiras un huevo frito sobre el arroz de ayer. Ahora dime enemigo de clase ¿De qué quieres dialogar? y ¿a qué te refieres con unirnos todos por el bien del país? * * *
* * * Es bueno tener licencia de maternidad y tu puesto de trabajo seguro al volver. Reabro la oficina, sacudo el polvo de los afiches feministas y los libros de derechos laborales y reacomodo la Declaración de Derechos Humanos en la pared. Frente al ventanal contemplo un momento esta ciudad de mercaderes y saqueadores. "Qué bueno que la sociedad no te castigue por tener un hijo" -me digo. Entonces el fantasma de mi abuela me susurra por encima del hombro: "¿Y quién te dijo que no serás castigada?" * * *
* * * Al Registro Civil: Pensando en la familia, la propiedad privada y el amor. La necesidad patriarcal capitalista del apellido paterno para asegurar la herencia. Derecho del niño cierto, pero básicamente un interés patrimonial. * * *


* * *Al amargado social cuando le dices que te encanta la lluvia, te dirá que no piensas en los que son arrasados por los diluvios. Si le dices que no te gusta la lluvia, te dirá que no piensas en los campesinos que dependen de ella. Si dices que estás feliz con tu empleo, te dirá que olvidas la explotación y a los millones de desempleados del mundo. Si le dices que estás harta de tu empleo, te dirá que al menos eso tienes cuando muchos jamás tuvieron un empleo digno. Si no vas a las marchas, te dirá que no apoyas la protesta social; y si vas, te dirá que con eso no estás transformando las relaciones de producción. El amargado social se cree y hace creer que está indignado por tanta injusticia pero le detectas fácilmente porque es incapaz de emprender ni apoyar un proyecto alternativo, es incapaz de definirse, de desvirgarse políticamente. Huye lejos del amargado social. * * *


Sala VIP
Este blog es exclusivo, aquí no entra un rico.

Limosna
Regalan contenedor de biblias a la gente necesitada de Haití... En otro punto del continente, Cena de Gala en beneficio de los pobres. Menú de la gala: langosta, salmón, champán y caviar. Bolsa para los pobres: tuna, codito, poroto y arveja... Esposas de líderes del sector bancario donan sillas de rueda a ancianos que se quedaron sin jubilación tras la crisis... Candidatos presidenciales se abrazan con indígenas y afrodescendientes, mencionan a las mujeres y los jóvenes en su discurso y prometen cambios para el país... Gracias, muchas gracias, sigue azotándome, pero ahora más fuerte.

Descortés
La cortesía viene de la Corte. A la mayoría de nativos de América, África y Oceanía no se les ocurriría reírse o sonreirse con alguien con quien uno No ha conjugado la alegría ni una situación graciosa. Mucho menos con el enemigo. El simple hecho de darle la mano sonriendo al amo es un gran paso en la colonización. Hoy día no digo que sea bueno ni digo que sea malo. Solo digo que no me gusta ser demasiado cortés, sólo lo necesario, lo más mezquinamente posible.

Irreverencia

No soy irreverente; es que soy intolerante a la lactosa, al patriarcado y a la explotación y un problema de rótula me impide arrodillarme.

Negra de ojos verdes
¿Sabes cómo se siente ser una negra de ojos verdes? Si me atrapas por la espalda y me pones frente al espejo, verás en ellos los cañaverales ardiendo y en cada veta del iris, miles de esclavas que huyen desangradas mientras les nace la rabia, hija bastarda del miedo. Por eso en mi tierra de azúcar y sangre, la tierra no es mía y los ojos verdes son verde caña.

Héroes
Las donaciones siempre me han resultado aberrantes, pero más aberrante es hacerla tomándose una foto, porque encima cosifico al prójimo que se ve obligado a recibir limosna en lugar de justicia. Para las rabiblancas de rosario en mano, recoger viejos y orates es un deber estético pues arruinan el paisaje. Pero que los que han surgido de la clase popular se presten para hacer el mismo papelón se pasa de abyecto.

Tolerancia

Yo no desarrollé esa enzima que te hace tener estómago para tolerar a los ricos. A veces he pensado que puede ser la misma enzima por la cual tampoco tolero el café, la leche o la naranja. Pero el fantasma de mi abuela me dice que no me ande por las ramas, que yo lo que tengo es puro odio de clase.

Trópico
No es que los indios y negros bajamos la mirada ante el opresor, lo que pasa es que hacía mucho sol.
Publicar un comentario