Solo escribir

Algo tarde 
Estoy empezando a trabajar en serio un poco tarde. No solo porque ya son las 9 de la mañana, sino porque ya tengo 39 años. Pero no siento que he perdido el tiempo. Estaba fermentando mi carácter y descubriendo mi estilo. Pero ni siquiera con los que boté mi tiempo, perdí el tiempo, porque como escribió García Márquez: no hay nada de este mundo, ni del otro, que no le sea útil a un escritor.

Concursos
Confieso que los concursos literarios en realidad me resultan repugnantes. Sin embargo, ahora pienso concursar, pero sólo por una razón moral muy profunda y muy humana: el premio en efectivo.

Vocación
Tal vez debería dedicarme a otra cosa, pero eso no depende de mí, sino de los bancos. Ya sólo me falta un año para comprar mi libertad, entonces huiré lejos a escribir, ¡sólo escribir!

En especie
Éramos pobres y yo amaba leer.  Tenía ocho años, un metro de altura, estudiaba en una escuela macartista y el premio de redacción  era ya casi mío, pero la maestra me pidió eliminar la frase "masas populares". Fruncí el ceño, sentí la castración a mis ideas. "Solo quiero ayudarte, es para que ganes" -me dijo. Pero como vio que no me convencía me dijo en el oído: "El premio es en libros". Y gané.

Estímulo literario
Pongo ese cd de Grieg y avanzo otro capítulo de mi novela. Otra vez empiezo a escribir, presiento la genialidad, pero la gotera del grifo me hace sentir miserable. Luego escucho un reggaeton lejano, borrachos peleando, frenos, pitos y hasta la cama del vecino rechinando incesante contra mi pared. Terminaré mi libro pese a ello. O tal vez, gracias a ello.

Carta
Limpiando, encontré la carta de un ex. Ya imaginas lo que hice con esa carta, ¿verdad? Exacto, le corregí todas las faltas de ortografía.
Publicar un comentario