7/25/2014

Pajaritos preñados

Desde las 3 de la mañana despierta, velando el sueño de mis hijxs que están enfermos. En un par de horas, a cocinar y luego al trabajo a despejar montañas de proyectos y a concertar con diversas fuerzas e intereses. Luego volver a casa a limpiar, cocinar y curar. En esa hora de pausa iría al jacuzzi a relajarme pero hoy no habrá tiempo. Iría al balcón a fumar pero no fumo, así que me desquito en la cama escribiendo un poco. Dejo todo en orden y hago otra ronda de vigilancia antes de agarrar el sueño medio sentada. En eso timbra en el chat algún tipo para hablar de amor o para decir que vio mi perfil en feisbuc, que le gusto mucho y que soy divertida. Le advierto que me está leyendo al revés, que no soy divertida, pero el sujeto sigue, así que aprovecho para hacer presupuesto porque ahora debo elegir entre comprar el microondas o la impresora. En eso todo se va apagando y a lo lejos recuerdas que alguien te estaba hablando de amor. Ya al otro lado del sueño, tu otra voz te repite el título de un viejo poemario: "Poemas abstractos para una mujer concreta".
Publicar un comentario