Un par de espinas

En una de esas, la nueva mujer de un ex me llama furiosa para decirme que ya sabe exactamente la clase de mujer que soy por las cosas que escribo. Mi respuesta fue sencilla:
-- Ni que tú pudieras leerme.

Aclaro que dije que mi respuesta fue sencilla, no dije que fuera inofensiva. Recordad que como la rosa de El Principito, soy pequeña, estoy sola en mi pequeño planeta y sólo tengo este par de espinas para defenderme.
Publicar un comentario